Grupo de los 7 (G/7): ¿Genocidas promotores de la salud pública global?

Por el filósofo José Arturo Quarracino

Los líderes del llamado Grupo de los 7 parecen sufrir de una esquizofrenia atroz: parecen estar preocupados por la salud de la población mundial, pero subsidian con millones de dólares el genocidio prenatal (aborto). Pero por otro lado muestran que no les preocupa en absoluto el contagio pandémico: se reunieron a cara descubierta, sin bozal “sanitario” y sin distanciamiento social alguno. 

 Tal como informaron ampliamente los medios de comunicación de todo el mundo, desde el 13 al 16 de junio se reunieron en el condado de Cornualles, situado en el extremo sudoccidental de Inglaterra, los líderes de los países que componen el G7: Boris Johnson (Gran Bretaña), Emanuel Macron (Francia), Angela Merkel (Alemania), Joseph Biden (Estados Unidos), Justin Trudeau (Canadá), Mario Draghi (Italia) y Yoshihide Suga (Japón).

También estuvieron presentes Ursula von der Leyen (presidente de la Unión Europea) y Charles Michel (Presidente del Consejo Europeo). Y el cierre de ese encuentro contó con la presencia de la Reina de Inglaterra, Isabel II, y de su hijo el Príncipe Carlos.

El G7 es el agrupamiento de los mencionados países, cuyos orígenes se remontan a 1973, por iniciativa del entonces secretario del Tesoro estadounidense, George Schultz. Una vez constituido como organización, el G7 ha mantenido regularmente reuniones anuales, en localidades o ciudades pertenecientes a algunos de los miembros, a modo de Cumbres. En estas reuniones se analizan la política y las economías internacionales, para aunar posiciones en torno a las decisiones que se toman.

Actualmente, los países nucleados en este organismo representan el 58% de la riqueza neta mundial (unos 317 billones de dólares) y más del 46% del PBI mundial.

 

  1. A) El motivo del encuentro -que desde hace unos años se lleva a cabo anualmente- fue para considerar los temas de los desafíos económicos y políticos que representan China y Rusia, la recuperación económica global, la protección del planeta y la aceleración de la producción de vacunas para afrontar la pandemia producida por el Covid19 (Sars-Cov2), para asegurar su acceso a los países más pobres.

Uno de los documentos divulgados al final de esta cumbre se refiere al tema de la pandemia y de la salud. Lleva como título G7 CARBIS BAY HEALTH DECLARATION [Declaración de Salud Carbis Bay-G7], y en él se establece que los líderes reunidos “se comprometen a trabajar expeditiva y colectivamente con el objetivo de poner fin a la pandemia del Covid-19”, aunque reconociendo también “que la próxima podría venir en cualquier momento”, razón por la cual manifiestan su compromiso de llevar a cabo acciones para “fortalecer nuestras defensas colectivas para prevenir mejor, detectar, responder a y recobrarse de futuras pandemias a través de la acción efectiva multilateral y un fortalecido sistema de salud global, con la Organización Mundial de la Salud como su centro” (n. 1).

Como se puede apreciar, los líderes del G7 parecen estar muy preocupados por la pandemia del Covid-19, quieren ponerle fin, por eso han tomado la decisión, entre otras, no sólo de acercar 1.000 millones de vacunas a la mayor parte de los países del mundo, sino que también han puesto a la Melinda French Gates (Fundación Bill&Melinda Gates) y a Patrick Vallance (consejero científico del gobierno británico) para que elaboren una estrategia global para afrontar futuras pandemias[1]. Con ello pretenden instaurar y fortalecer un sistema de salud mundial, bajo el control y dominio de la OMS.

Llamativamente, esta decisión está en línea con la propuesta presentada en abril del año pasado por sir Henry Kissinger: instituir una autoridad sanitaria global para afrontar la pandemia que había comenzado -y las próximas por venir-, porque ningún país podría resolver el problema en forma aislada[2].

A primera vista parece que los líderes del G7 están realmente preocupados por el virus de origen chino, por los desastres sanitarios y económicos que ha causado, etc. Están muy interesados que miles de millones de personas sean “vacunadas”. También parece que consideran que la OMS ha cumplido una labor descollante. Pero si esto es así, no se entiende por qué ellos mismos -que son personas que corren mucho riesgo de infectarse, contagiarse y morir, a causa de su edad- NO CUMPLEN ni con el uso del bozal sanitario ni con el distanciamiento social, como muestran las fotos del evento que se conocieron oportunamente.

Todos a escasos centímetros entre si, y el rostro totalmente descubierto, rodeando a una persona de 92 años, como si el virus pandémico no existiera.

Pero NO TODOS LOS PRESENTES estaban así de cómodos, sin respetar ninguno de los protocolos mundialmente impuestos para los encuentros sociales. Quienes estaban trabajando, administrando un servicio de comida, SÍ ESTABAN ENMASCARADOS, como corresponde en tiempos de “pandemia”.

Mensaje clarísimo: los Poderosos están por encima de toda ley y norma a la que sí están sometidos los mortales comunes. ¿O en realidad los Poderosos no tienen miedo de contagiarse, porque la pandemia covídica no es tan mortal como se dice? Porque en rigor de verdad, NO HAY UNA SOLA AUTOPSIA EN EL MUNDO QUE DEMUESTRE QUE LOS MUERTOS POR EL COVID LO HAN SIDO REALMENTE, o por lo menos en la cantidad que se dice, porque NO SE HAN REALIZADO NI SE EFECTÚAN AUTOPSIAS a los muertos por Covid. ¿POR QUÉ?

 

  1. B) Lo que hace dudar de los nobles intenciones y preocupaciones sanitarias de estos líderes poderosos es que la mayoría de ellos, como gobernantes, subsidian todos los años a la siniestra organización abortista y genocida International Planned Parenthood Federation (IPPF)[3], la cual promueve acciones y políticas a nivel global que significan la muerte-asesinato, por año, de 73 millones de criaturas humanas, antes de que nazcan[4].

Los mismos que están “muy preocupados” por la salud de la población mundial, frente a 4.500.000 muertes en un año y medio, son los mismos que subsidian anualmente el asesinato de 73 millones de personas por nacer. O estos líderes son esquizofrénicos a la enésima potencia o su hipocresía es infinita.

¿Quién puede creer a esta altura que la vacunación masiva y universal que pretenden imponer sea para salvar vidas? ¿Con vacunas no aprobadas, fabricadas con fórmulas confidenciales y secretas y comercializadas con inmunidad jurídica?

 

6 de agosto de 2021

 

José Arturo Quarracino

 

[1] En https://es.euronews.com/2021/06/12/cumbre-del-g7-los-lideres-tratan-de-consensuar-un-plan-frente-a-futuras-pandemias

[2] Henry Kissinger, “The Coronavirus Pandemic Will Forever Alter the World Order”, publicado en The Wall Street Journal,  4 de abril de 2020 (se lo puede consultar en https://www.voltairenet.org/article209639.html.

[3] Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia y Canadá. Solamente Italia no aporta.

[4] Alan Guttmacher Institute, Hoja Informativa “Embarazo no planeado y Aborto a nivel mundial”, Julio 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *