El punto en cuestión es la existencia de Dios.

El teísta responde que sí, el ateo responde que no.

El deísta responde afirmativamente pero ese Dios al que reconoce no es “Alguien” sino “Algo”. Una fuerza, impersonal, un impulso, una energía, que ha generado todas las cosas.

Y por otro lado, está la ciencia.

Y la fe.

Las contradicciones nunca son entre “ciencia y fe” sino entre los científicos y los creyentes. Entre algunos científicos, debo decir. Pues hay científicos que no sólo no vieron contradicción ni incompatibilidad entre la ciencia y la existencia de Dios –una verdad capital de la fe– sino que, más aún, esa aceptación de la divinidad los impulsaba a investigar más y más. Antonio Fernández-Rañada, catedrático de la facultad de Física de la Universidad Complutense de Madrid y físico, sostiene: “Para una parte de la opinión pública y del mundo intelectual la Ciencia se opone necesariamente a la fe en Dios y los científicos son todos necesariamente ateos. Pero hay quien lo ve de otra manera, asegurando que la Ciencia puede acercar al hombre a Dios pues le permite comprender mejor su obra, del mismo modo que quienes tienen educación musical aprecian mejor un cuarteto de Beethoven”.

Max Planck, padre de la Teoría Cuántica y Premio Nobel de Física en 1918, sostuvo: “a partir de lo que la Ciencia nos enseña, en la naturaleza hay un orden independiente de la existencia del hombre, un fin al que la naturaleza y el hombre están subordinados. Tanto la religión como la Ciencia requieren la fe en Dios. Para los creyentes, Dios está al principio y para los científicos al final… Entre Dios y la Ciencia no encontramos jamás una contradicción”.

Por otra parte, la dificultad principal para el ateo –quien afirma que Dios no existe– es precisamente que, al afirmarlo, está diciendo que SABE que Dios no existe. ¿Cómo puede saberlo? Es mucho más lógico sostener que ignora su existencia.

El deísta no está en mejor posición porque –si bien admite la divinidad– incurre en una contradicción con el principio de causalidad. En efecto, en la visión deísta, el universo es producido por algo. Sin embargo, dentro de este universo, hay personas. Nosotros. Hay alguien, no solamente existen “cosas”. No sólo hay objetos, hay personas. Hay un yo–tú. ¿Cómo podría un proceso impersonal generar seres personales?

El teísta, finalmente, al inferir la existencia de una Mente Inteligente a partir de la inteligencia que observa en la realidad –la naturaleza, en efecto, está inteligentemente diseñada–, infiere asimismo que esta Mente es una Persona. Y resuelve el dilema del deísta: porque no es contradictorio que un ser personal genere seres personales.

Las certezas racionales del teísta son perfectamente congruentes con las verdades de la fe, la cual –rectamente entendida– no humilla la razón del hombre ni compromete en nada la actividad de la inteligencia, que (en esencia) sigue siendo la contemplación desinteresada de la verdad de las cosas, la admiración por el ser, el deleite por saborear la racionalidad ínsita en el universo. Antes bien, la fe –que llega a la persona por el oído– purifica y eleva la razón natural del hombre.

 

Artículos y/o videos relacionados:
  • La fe católica, el ateísmo y la teoría del Big Bang
https://apologetica-argentina.blogspot.com/2016/05/la-fe-catolica-el-materialismo-y-la.html

 

·        La teoría evolucionista y la creación del hombre – Análisis del conocido fragmento 29 de la encíclica Humani Generis de Pío XII
https://apologetica-argentina.blogspot.com/2016/05/la-teoria-evolucionista-y-la-creacion.html
  • Ciencia, Filosofía y Fe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *